viernes, 23 de diciembre de 2011

He perdido la noción del tiempo.

Su piel contra la mía. Nuestros cuerpos fundiendose en un abrazo. Sus labios recorriendo lenta y suavemente mi cuello, como si fuera seda. Dulce escalofrío el que me produce el simple hecho de pensarlo. Prensa sus labios contra mi cuello mientras me protege de lo que el piensa que me ha hecho tener frío, sin saber que es él. 
Su frente contra la mía, solo puedo ver sus labios, sonríen, qué sonrisa tan bonita, la adoro. Creo que están pronunciando algo, pero no estoy muy segura. He perdido la noción del tiempo, solo soy capaz de respirar, ya que apenas puedo pensar o sentir. Creo que estoy en el séptimo cielo, o quizás haya llegado más lejos, quién sabe. Lo único que yo sé es que ahora mismo podría sucumbir el mundo, podríamos entrar en guerra, podría desaparecer todo, incluso podría dejar de respirar o que mi corazón dejase de latir, pero estoy segura que eso no me impediría seguir con él.

lunes, 19 de diciembre de 2011


Paz.

Me es difícil explicar esto que siento cuando te veo. Es como si encontrase una paz interior total, como si la luz aumentase iluminándolo todo aún más. El volumen disminuye y todo pasa a ser un leve murmullo, que queda al fondo, muy al fondo. Es como si entrase en un mundo paralelo, en un estado muy confortable. Me suelo encontrar en paz con todo, con el mundo, con la naturaleza, con la gente, me siento en paz conmigo misma.

Permíteme

Poder tocarte, poder sentirme diferente al estar cerca tuya. Saber que voy más allá y que estoy segura de lo que hago. Poder huir de este mundo en una fracción de segundo regalada por tu mirada o perder el conocimiento al oler el perfume que envuelve tu cuerpo. No pido demasiadas cosas, simplemente pido lo básico para poder vivir. Quítame el dinero, los caprichos, el abrigo, la ropa, la comida. Pero por favor, no te vayas tú, mi calor, mi satisfacción, mi capa, mi vitalidad. He llegado a un punto en el que no es un amor de primeros meses, ni si quiera un año. He llegado más allá de donde crees. Puedo vivir sin ti pero sería una muerte demasiado lenta y dolorosa, y no quiero.

viernes, 16 de diciembre de 2011

¿Nunca has sentido como que tu estómago está del revés? ¿Nunca has vivido esa sensación parecida al vértigo que da cuando estás en un columpio? ¿Nunca has sentido mariposas en el estómago? Es como eso, como sentirse en el cielo, como querer volar más alto y no poder. Es como olvidar qué es el dolor, como recordar la felicidad. Es como estar más allá de este mundo.
¿Has tenido alguna vez esa sensación de que algo en ti no va bien? ¿Esa pequeña sensación de que algo no va bien entre dos personas? ¿Entre tú y el otro? En tu interior, notas como en tu alma van apareciendo pequeñas grietas hasta que una parte se rompe. Ya la has perdido, era esa persona que creías que estaba a tu lado, que creías que siempre te ayudaría y nunca te traicionaría. Ahora ya no está, se fue, te dejó por cualquier otra, te dio la puñalada. Sabías que esto iba a pasar, podías observar como se iba, como se alejaba y te dejaba sola, y tu no tenías nada que hacer. No lo podías parar, no lo podías remediar, simplemente tuviste que dejarlo ir.
Tengo la pequeña manía de soñar, sea cuando sea. Para mi mente y mi subconsciente no existen los malos o inoportunos momentos para volar. No le cuesta empezar, y nunca acaba. Sueño con todo, y a la vez con nada. Sueño con él, sueño contigo. Sueño despierta. Sueño dormida. Y no me importa ese mundo imaginario, porqué es como yo quiero, no me hace daño, no me da miedo. No como la cruda y fea realidad, que me aterra, me acobarda. Es casi lo contrario a lo que quiero, me hace sentir inferior, pequeña e insegura. 


Odiada realidad que frente le hace a la imaginación. Nunca terminaré de aceptarte en mi mente, nunca me consideraré parte de ti, por lo menos mientas de ello sea consciente.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

14 de Diciembre.

No llores por el pasado, se ha ido. No te agobies por el futuro, todavía no ha llegado. Vive en el presente y haz que sea bonito.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Quizás fue ese débil abrazo que me diste, o esa superficial caricia sin acabar. O quizás simplemente fue aquel beso que no me robaste, el que me hizo pensar que ya no me querías.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Odio ese sentimiento cuando realmente no sientes nada. Te sientes muy vacío. No estás feliz, no estás triste. No estás nada. Tu mente da vueltas, pero no puede sentir nada.

martes, 6 de diciembre de 2011

10 cosas que odio de ti.


10 Things I Hate About You
I hate the way you talk to me, and the way you cut your hair.
I hate the way you drive my car, I hate it when you stare.
I hate your big dumb combat boots and the way you read my mind.
I hate you so much it makes me sick, it even makes me rhyme.
I hate the way you’re always right, I hate it when you lie.
I hate it when you make me laugh, even worse when you make me cry.
I hate it when you’re not around, and the fact that you didn’t call.
But mostly I hate the way I don’t hate you,
not even close…
not even a little bit…
not even at all.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Siento que un día de estos va a poder conmigo.


Esto es un sinvivir, una espiral de sentimientos y estados. Es una montaña rusa, soy la bipolaridad en persona. Mi mente está llena de ideas y preguntas todas ellas sin conclusiones ni respuestas. Estoy hecha un lío. Ahora sí y ahora no. Solo sé hacerme daño, me ataco a mí misma sin saber bien por qué, simplemente me obligo a hacer cosas que me hacen llorar ¿por qué? no lo sé, simplemente estoy llena de paranoias y rayadas impresionantes las cuales me cuestan sacar de mi cabeza, y cuando consigo que se vayan es tan solo por un escaso periodo de tiempo.  Es todo muy extraño. Soy feliz pero a la vez estoy amargada. Muchas veces acabo con un mal sabor de boca por un pequeño gesto, cualquier estupidez, y entonces mi día o incluso semana está hundida. De los granos de arena hago montañas, cuando lleguen las montañas no sé que pasará conmigo.
No sé que hago, no sé dónde voy, todo pasa y no me doy cuenta. Es todo muy confuso, de verdad. Siento que un día de estos todo esto va a poder conmigo, todo esto acabará conmigo, de verdad que no miento. Siento que esta vez será como otras pero peor, siento que llegará un momento en el que me destrozará y pasaré por unos momentos desolación, tristeza y soledad impresionantes, y que no veré más allá del presente, que sentiré que no habrá mañana y a la vez que sí lo habrá, pero que será peor que el día de hoy. Y me da miedo, porque sé que es todo eso, lo que no sé es qué será de mí si llega a ser peor. Sé que no he de pararme a pensar en todo eso, quizás es demasiado pronto, quizás nunca tenga que hacerlo. Ojalá. Pero en cuanto hay algo que no encaja en todo lo que mi mente tiene previsto, en cuanto algo pueda desencajar, todo se viene abajo, y esta serie de ideas vienen a mi cabeza y me destruyen por adelantado. Sé cómo evitarlas, pero no puedo, me es imposible. Sé cómo hacer que se pasen, pero no puedo, no está en mí. Es todo...frustrante. Pero estoy bien, soy feliz. 

sábado, 12 de noviembre de 2011

Febrero 25, 2009.

Cada día te echo más de menos. Dicen que el tiempo me ayudará a curar las heridas, a olvidarte, yo pienso que son mentiras que dicen para intentar hacer que me sienta mejor. Estoy en el punto exacto en el que me he dado cuenta de que muy dentro de mí, nunca dejaré de amarte, a pesar de que tú nunca me ames. Es muy doloroso verte por ahí caminando feliz como si nada pasase y saber que yo estoy completamente destruida. Pero está bien, lo único que quiero es que seas feliz.

viernes, 11 de noviembre de 2011

It's like you're screaming and no one can hear. You almost feel ashamed that someone that could be that important, that without them you feel like nothing. No one will ever understand how much it hurts. You feel hopeless, like nothing can save you. And when it's over and it's gone, you almost wish you could have all the bad stuff back so you can have the good.

domingo, 6 de noviembre de 2011

"Cuando eres adolescente, todo parece ser el fin del mundo, pero no lo es."

Es como si me hubiesen encerrado en una caja pequeña.

Es como si me hubiesen encerrado en una caja pequeña, oscura y silenciosa junto a mis miedos, mis peores pensamientos y los peores sentimientos que jamás haya podido sentir. Todo está oscuro y silencioso. Me duele, es un dolor agudo que apenas me deja respirar. Quiero morir, estar viva me tortura y me hace volverme loca. Fuera parece que hace viento, que llueve y que la gente ríe. Sí, ríe, y sus risas retumban en mi cabeza como horribles voces que me recuerdan que fui feliz y que un día lo vendí todo para estar con alguien que lo único que supo hacer fue coger mi corazón, destrozarlo, y devolvérmelo porque ya no le servía. Y ahora estoy aquí sentada, sintiendo como duelen las heridas, pensando lo mal que lo he pasado y sufriendo al saber que no podré volver a ser feliz.

sábado, 29 de octubre de 2011

Lo he perdido todo, absolutamente todo. Ya no me queda nada por lo que estar aquí. Siempre he ido sacando fuerzas de las cosas más insospechadas para poder sobrevivir, pero estas se han acabado. Poco a poco, me he ido dejando llevar por sensaciones, por momentos, y no he hecho nada para evitarlos. El último suspiro, la última persona por la que respirar, la última persona a la quien contar todo. Repito que no sé cómo lo he hecho, lo único que sé, es que sabía que lo estaba perdiendo, lo estaba viendo ir, pero no lo impedía, simplemente, me senté a observarlo.

sábado, 22 de octubre de 2011

Creí que tenía la clave de la felicidad, lo creí.

Pensé que la tenía, pensé que tenía la clave de la felicidad. Él lo era todo, era la razón de perdonar, olvidar, sonreír, amar, vivir...simplemente él era la razón de mi existencia. Y ahora, ahora no está, lo perdí. ¿Como te quedas si pierdes lo más importante de esta vida? ¿Cómo continuas? No era un mejor amigo, no era un novio, no era un hermano, no era alguien de consuelo, era todo eso y más, era él, era Oscar, era mi Oscar.

No busques aquello que no existe.


"Seamos sinceros, a veces no hay nada más duro que alegrarte por la felicidad ajena." Carrie - Sexo En Nueva York.

Quizás sea verdad, quizás por muy inteligente que sea, el ser humano es el ser más egoísta que existe. ¿Por qué nos molesta tanto ver a los demás felices? ¿Es que acaso creemos que no lo seremos? ¿Que ellos siempre lo serán más? Quizás es que perdemos la esperanza un poco más cada vez que vemos a alguien sonreír, solo sabemos decir "Me alegro por ti" y poner una sonrisa que la mayoría de veces será demasiado falsa. Creemos que todo el mundo es capaz de ser feliz, que todo el mundo tiene ese pequeño don para sonreír con todo pues todo es bueno para ellos y no para nosotros. Pues no, es mentira. Los perfectos, los no tan perfectos, los que ayudan, los que son ayudados...tú, todos pasan malos momentos, y todos necesitan desahogarse alguna vez, todos lloramos o estamos tristes. Todos buscamos algo, que al igual que la perfección, no existe, y es la felicidad permanente. Pensamos que habrá algún momento que lo conseguiremos y al fin seremos felices para siempre.


¿Te has parado a pensar que no lo consigues porque no existe? La felicidad, se encuentra en las pequeñas cosas, en esa salida con tu amiga, en ese intercambio de miradas con ese chico que te gusta o en los cinco minutos que has gozado mientras estabas en el sofá viendo tu serie favorita. O quizás comiendo eso que tanto te gusta. No podemos conseguir una felicidad permanente, es más, cuanto más tratamos de buscarla más se esfuma, más cuesta disfrutar de las pequeñas cosas. Deja de pensar que en el futuro conseguirás todo lo que quieres y serás feliz, porque es mentira, no siempre serás feliz, tendrás deslices, sufrirás de vez en cuando. Así que, párate, disfruta del placer de darte una ducha relajante, de esa canción que te vuele loco/a, esa comida que hace que tu cuerpo se llene de buenas vibraciones, de esas pequeñas cosas que te hacen sonreír, porque a la larga, eso es lo que nos hace feliz, los pequeños detalles. Y es que las cosas que nos hacen felices de forma duradera están perdidas en un agujero negro y jamás las verás. Y cuanto más aceptes que no podrás estar siempre bien, que a veces podrás estar de bajón, y cuanto más empieces a disfrutar de las pequeñas cosas, más feliz serás, y a fin de cuentas, ya no envidiarás a otros, sino los otros a ti. Pero ese, es su problema.

domingo, 16 de octubre de 2011

Eres lo único que tengo, y me encanta.


Entiende que tenga miedo a perderte si por ti he dado todo, por ti he olvidado mi pasado y he curado las cicatrices, si por ti he sufrido por borrar todo aquello que te hacía mal, si por ti he llorado desconsoladamente cuando la tristeza se percibía en tu rostro, si por ti he aprendido a callarme algunas cosas, si por ti he superado mis miedos, si por ti he intentado hacer aquello de lo que no me creía capaz, si por ti he trabajado día y noche. Entiende que tenga miedo a perderte si por todo esto he estado trabajando durante mucho tiempo y de la manera más costosa y ahora veo que probablemente un día de estos, en cuestión de segundos, se pueda derribar todo aquello en lo que tanto empeño y tanto sentimiento he puesto.
Y si te pierdo porque has decidido seguir tu camino de otra forma, seré feliz al pensar que esa forma te hace feliz, pero a la vez sufriré sabiendo que yo no puedo ser la que te saque la sonrisa. Y tan solo me quedará esperar que mis besos, mis caricias, mis te quieros y todos los momentos que compartimos juntos pasen a ser parte de tu recuerdo y no pasto de las llamas del olvido.




sábado, 15 de octubre de 2011

Y antes de irte, dime que me quisiste, que me quisiste de verdad. Y prométeme que en la soledad, en el silencio de la noche, y en su más fría oscuridad, recordarás todos aquellos momentos que pasamos juntos, buscando en ellos algo de calor, y quizás, algún motivo para sonreír.

Tú.

Con el tiempo he aprendido a no dar tanta importancia a las cosas pues la mayoría no se lo merecen. Que no puedo sufrir por cualquier cosa. Y es que he aprendido, que las cosas vienen y van, que nunca se quedan. No es un modo de vida que escogemos es lo que hay que vivir, seas como seas. Pero a pesar de que hoy no le de tanto valor a las cosas y sea inmune a casi todo, sigo teniendo un punto débil, que nunca, nunca conseguiré vencer. . .tú.

sábado, 1 de octubre de 2011

A veces, en mitad de la noche, de la oscuridad y del silencio, siento que te echo de menos, siento que te quiero y que no lo hice bien. Y me arrepiento, me arrepiento ahora de todo, de lo tonta y de lo ciega que fui para no ver que estaba perdiendo lo mejor que nunca me ha podido y me podrá pasar. Y ahora creo en eso de que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde. El problema es que por tan simple lección he pagado un precio muy alto llegando así a arruinar mi vida.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Dicen que sólo si esa persona es adecuada para ti se quedará.


Un día como otro cualquiera te despiertas pues ya no tienes sueño, te incorporas y miras a tu alrededor, todo sigue igual pero a la vez notas que algo no está bien. Quizás sea eso lo que no está bien, que todo sigue igual, que nada cambia y que tu vida es un bucle. Simplemente sientes que no tienes dónde ir, no sabes qué hacer, a quién acudir. Y entonces una tormenta de preguntas comienza a llenar tu cabeza formando una bola muy grande, que se enreda y no para de crecer ni de atormentarte. Quieres solucionarlo pero no entiendes nada y no sabes por dónde tienes que cogerla, tan solo sabes que te grita de forma desesperada que hagas algo, que lo soluciones, pero no sabes el qué. No sabes qué hacer ni dónde ir, te sientes mal, algo en ti te tortura, todas esas preguntas recorren tu mente y confundiéndote, y entonces empiezas a llorar, sientes que no aguantas más y que la única solución a esas preguntas es el suicidio.

Como ángel caído del cielo.

Nuestras clases siempre estaban cerca, siempre veía a sus compañeros, al lado, en frente, por la ventana, siempre, pero nunca le había visto a él, es como si no hubiese existido hasta ese momento. Era jueves, segunda hora y yo estaba cabizbaja por tener que dar matemáticas. Mi amiga me hablaba pero yo apenas la escuchaba. No sé muy bien por qué levanté la mirada, quizás solo buscaba ver qué había a mi alrededor para distraerme hasta que el profesor llegara, pero mientras la levantaba vi a un alumno que no me sonaba, parecía nuevo, es más, aunque llevase allí cuatro años, era nuevo para mí. Le observé de arriba a abajo antes de quedarme embobada con su rostro, parecía un ángel caído del cielo, parecía como todo milagro que una chica desea. Entonces me detuve en su sonrisa, era muy bonita y parecía iluminarlo todo literalmente, era realmente placentera y capaz de alegrar la vida a cualquiera. Subí un poco más la mirada y me topé con sus ojos, de un color castaño oscuro, los cuales me observaban detenidamente. Me sentí diferente, sentí que en ellos se abría para mí una nueva puerta, una puerta que llevaba a un mundo totalmente diferente. Era un mundo lejano, en el me podía evadir, me sentía a gusto, no me quería ir. Me quedé así, observando su mirada, perdida en ella. Lo único que podía ver a parte de eso es que dirigía una pequeña sonrisa hacia mí y entonces sonreí. Sonreí de pura felicidad como nunca antes lo había hecho. Por una vez en mi vida sentí que todo era como debía ser, sentí que algo había cambiado. Entonces, llegó el profesor y me dijo que entrase. Miré al profesor y después volví a mirar a ese chico que aún seguía con esa sonrisa, volví a sonreír y entré a clase con esa sonrisa tan grande en la cara y un "me gusta" en la mente.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Carta a Allie.

"Queridísima Allie:
Anoche no pude dormir pensando que habíamos terminado. He dejado de amargarme porque sé que lo que tuvimos fue real. Y si en algún lugar en un futuro lejano nos reencontramos en nuestras nuevas vidas, te sonreiré con alegría y recordaré como pasamos el verano bajo los árboles, aprendiendo el uno del otro y creciendo en el amor.
El mejor tipo de amor es aquel que despierta el alma y nos hace aspirar a más, nos enciende el corazón y nos trae paz a la mente. Eso es lo que tú me has dado y lo que yo esperaba darte siempre.
Te quiero, ya nos veremos.
Noa."


lunes, 15 de agosto de 2011

Me siento tan perdida. Siento que no hay camino. Simplemente intento mirar a mi alrededor y lo único que veo es oscuridad, nada más, sin camino que seguir, simplemente oscuridad. Pero a veces en medio de toda esa oscuridad, como si fuese un rayo en medio de una terrible tormenta, todo se ilumina. De repente veo todo bien, puedo ver por dónde va el camino, pero no lo suficiente como para seguirlo hasta el final ya que todo se vuelve negro rápidamente y de nuevo me vuelvo a encontrar sola y perdida, sin saber dónde ir en medio de toda aquella oscuridad.

A pesar del dolor eres tú quien me inspira.

Sé que faltaron razones. Sé que sobraron motivos. Contigo porque me matas y ahora sin ti ya no vivo. Tú dices blanco, yo digo negro. Tú dices voy y yo digo vengo. Miro la vida en color y tú en blanco y negro. Dicen que el amor es suficiente, pero no tengo el valor de hacerle frente. Tú eres quien me hace llorar pero solo tú me puedes consolar.

Te regalo mi amor, te regalo mi vida. A pesar del dolor eres tú quien me inspira. No somos perfectos solo polos opuestos. Te amo con fuerza te odio a momentos.
Te regalo mi amor, te regalo mi vida. Te regalaré el sol siempre que me lo pidas. No somos perfectos, solo polos opuestos. Mientras sea junto a ti siempre lo intentaría.

Y que no daría...

Me odias, me quieres, siempre contra corriente. Te llevo en mi mente desesperadamente. Por más que te busco eres tú quien me encuentras. Dicen que el amor es suficiente pero no tengo el valor de hacerle frente.

[...]                           

Y que no daría...si eres mi mundo, si con tus manos curas mis heridas, que no daría...si solo a tu lado puedo llorar y reír al sentir tus caricias.

domingo, 14 de agosto de 2011

Queridos lectores.

Este es un mensaje para todos mis lectores. ¿Alguna vez os habéis sentido perdidos? ¿Alguna vez os habéis sentido tan solos que lloraríais? ¿Alguna vez habéis sentido que nunca le importaríais a nadie? No tengáis miedo, todo el mundo lo ha hecho. Yo he llorado meses por un chico al que nunca he importado, nunca antes me había sentido tan sola. Pero yo siempre me he mantenido, he mantenido la idea de que ahí fuera debía haber alguien que me quisiera y ¿sabéis qué? lo encontré. Después de meses sintiéndome como una mierda, después de meses llorando, sin dormir, sin comer. He encontrado a la persona más bella e increíble que jamás había visto en mi vida. Y esto es una lección para todos vosotros: nunca perdáis la esperanza. Hay alguien ahí fuera esperándoos, aunque esa voz en vuestras cabezas diga todo lo contrario.

jueves, 4 de agosto de 2011

Diario de una enamorada.

Diario de una enamorada años después.

Años después, vacía, repaso todos esos diarios que escribí cuando aún estaba enamorada de ti y me doy cuenta de lo mucho que sentí, de que fui feliz y lo sabía, de que realmente amé y ahí tengo la prueba. Y conforme lo leo me doy cuenta de que lo he perdido todo, que no me queda más que borrosos recuerdos que consiguen sacarme una nostálgica sonrisa y hacen que mi corazón se retuerza con los pocos trozos que aún le quedan ¿Acaso fuiste lo mejor que tuve? ¿Acaso debería no dejarte ir? ¿Volveré algún día a sentir lo que un día por ti sentí? Solo quiero eso, volver a llenar mis venas de la mayor droga que jamás haya existido, de amor. Solo quiero poder volver a quedarme horas mirando la sonrisa de alguien pensado que es la cosa más preciosa que la naturaleza haya podido crear. Perderme en una mirada sin poder volver nunca atrás. Morirme por estar cinco segundos con esa persona. Soñar con ella noche tras noche hasta volverme loca. ¿Podré sentirme tan libremente atrapada alguna vez más? Porque ahora mismo lo único que quiero es ese sentimiento que tanto echo de menos.

Diario de una enamorada.

Si tan solo me hicieron falta cinco segundos para saber que estaba enamorada, seis meses después tan solo me volvieron a hacer falta otros cinco segundos para saber que no es a quien busco realmente. ¡Exacto! con diez segundos él ha conseguido meterme en este sueño que a veces se convertía en pesadilla, un sueño en el que tenía una confianza ciega hacia él. pero ahora consigo ver que no era la confianza la que estaba ciega, sino yo.


El último día que tenía para verlo, gracias a una amiga, conseguí durante cinco segundos ser un alma felizmente triste ya que no iba a volverlo a ver en mucho tiempo. Pero en vez de eso, conseguí abrir los ojos. En esos cinco segundos tan eternos pude ver que esa no era la voz de ángel que yo solía oír, que esa actitud no era la que yo solía amar, que esos labios ya no eran aquellos labios sensuales que envolvían esa perfecta sonrisa...simplemente ¿era esa la clase de persona que yo quería a mi lado para un futuro? En definitiva me hizo ver que aquella no era la persona que me había enamorado. Y aún sigo cegándome pensando en esos momentos que me han hecho tan feliz, pero pronto despierto y veo la verdad y aunque sinceramente siga ocupando casi todo mi corazón, y aunque nunca olvide todos esos momentos vividos que me hacían, hacen y harán enloquecer y sonreír, ya nada será igual.


Tan solo le hicieron falta diez segundos para empezar y acabar ese sueño que tanta felicidad me trajo.

Diario de una enamorada.

Y aunque lo sigo amando, y aunque a cada minuto que pasa deseo tenerlo aquí para decirle cuanto lo amo, a pesar de eso he dicho basta. Ya sé que no puedo ser como mi amiga, pero hay que entender que ella no estaba enamorada de ese chico, tan solo le gustaba, y yo hablo de AMOR puro y duro, del de verdad, y aunque ya no es lo mismo de antes porque ya no me paro cerca suya, no busco pasar delante de él, no pretendo hacer todo lo de antes, todavía sigo buscando encontrarme con esa cara imperfecta, esa sonrisa pura y esos ojos profundos. Lo admito, soy débil, pero lo amo mucho y hay cosas que o no las puedes cambiar o te cuesta mucho (demasiado en mi opinión) cambiarlas. Pero es que me arte de que yo siempre fuera la tonta que va detrás de él y esto es el más doloroso último adiós.

Diario de una enamorada.

Aquellos momentos históricos los cuales no quisiera olvidar, es más, me gustaría mucho recordarlos puesto que aunque no hemos acabado juntos, esos momentos me encantan y los quiero recordar como algo bonito, cariñoso y de forma que, aunque no haya sido como yo quiero, se vea que él me ha hecho feliz muchas veces, y  que me ha hecho sacar una sonrisa cuando lo he necesitado, que me ha hecho superarme cuando estaba agobiada. Él me ha llevado a un mundo de despreocupaciones, me ha hecho sentir esas mariposas en el estómago, ese cosquilleo super satisfactorio cuando lo ves, cuando pasa cerca o cuando te mira. Me ha puesto los pelos de punta y ha revolucionado hasta la hormona más muerta dentro de mí con sus roces, con su todo. Me ha hecho llorar, reír, soñar, desear, buscar, querer, amar, odiar, me ha hecho sentir más de lo que nadie conseguiría hacerme sentir jamás, me ha hecho sentir de todo. He tenido los deseos más inimaginables, he llegado a soñar semanas enteras con él y solo él, me ha hecho distraerme e irme a un mundo mejor del que nadie pueda imaginar, me ha hecho madurar y por todo eso y más solo puedo darle las gracias de todo corazón, porque él fue, es y será lo más importante en mí.

viernes, 29 de julio de 2011

"Como en tantas ocasiones en mi vida, cuando ésta se volvía amarga, sonreí. Más aún, reía a carcajadas ante la ocurrencia de Talleyrand. No podía dejar que ninguna de aquellas personas para las que el éxito era su único dios, adivinaran que la valiente madame Thermidor, la compasiva Señora del Buen Socorro -y sobre todo, la que ellos más admiraban- , la muy bella Teresa Cabarrús, sufría."

viernes, 22 de julio de 2011



"Si fueses mi novia te haría saber que eres la chicas más guapa del mundo. Te diría que te quiero cada vez que pudiese. Si nos peleásemos y te hiciese llorar, sólo me callaría y te abrazaría. Nos acurrucaríamos en el sofá y nos reiríamos por nada. Te haría cosquillas, te besaría dulcemente.
Dejaría que te quedases dormida teniéndome al teléfono cada noche. Te mandaría un mensaje con un "Buenos días pequeña" cada mañana. Nunca te engañaría, nunca hablaría de otras chicas, y nunca te reemplazaría. Me preocuparía por ti más que nada. Haría cualquier cosa por ti. Te acariciaría el pelo mientras tu te quedases dormida en mis rodillas. Te compondría una canción y te la cantaría mientras toco mi guitarra.Te trataría tal y como tu quisieras ser tratada. No me aprovecharía de ti. Podríamos cogernos de la mano y caminar por la playa, o ir a alguna fiesta. Te haría todo lo feliz que pueda cuando estés triste. Te amaría más que a nada."
Anonimus

jueves, 21 de julio de 2011

Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad. 
Pearl S. Buck

9 meses sin ella.

Puedo escuchar su voz, suena lejos, leve, segura, decidida. Me suena a gloria, cual dulce melodía que entona esa bella poesía llamada canción, medicina para mis oídos, suave, perfecta, delicada, viril. Si no fuera por el hecho de que en esta sociedad se controla el tiempo podría asegurar que hace una eternidad que no la escucho y solo ha pasado una insignificante semana. El simple hecho de pensar que pasarán 9 meses hasta disfrutar de ella me estremece como la peor de las pesadillas.

miércoles, 20 de julio de 2011

¿Por qué miento más que hablo? O quizás soy yo a la única que miento, quizás por miedo a aceptar la realidad, a que he caído rendida, a que no mando, a que he perdido todo mi poder. Miedo a ver que he vuelto a dejarme llevar, a volar sin protección alguna, a quedarme en suspensión esperando que no me dejen caer.

sábado, 16 de julio de 2011

Las pequeñas cosas son las que más alegran la vida.





<<El amor tiene a veces tan mal gusto, querida; ni te imaginas. Ojalá nunca te ocurra, pero a veces Cupido nos maldice haciendo que nos enamoremos de quien menos lo merece, de un tonto por ejemplo, o de un miserable, o incluso de un perfecto canalla o un monstruo de egoísmo.>>

Madame de Staël a Teresa Cabarrús (1796)

sábado, 2 de julio de 2011

Por él daría yo mi vida.

Por él, por él daria yo mi vida.
Por una sonrisa, una mirada, por respirar el mismo aire que él, por estar a su lado, por poder mirarle, por poder tocarle, por poder abrazarle, por poder besarle, por poder reirme con él, por verle feliz, por hablarle, doy mi vida entera.
Porque es él por quien suspiro, por quien me paso noches en vela, por quien lloro, por quien sonrio, por quien me pongo nerviosa y tiemblo, por quien sueño, por quien vivo, y por él daría yo mi vida.

jueves, 30 de junio de 2011

Duele.

No es fácil vivir a base de recuerdos. No es fácil quedarme en un pasado cada vez más borroso para mí. Y cada día que pasa, cada vez que cierro los ojos, noto como me cuesta más, como te alejas. Y siento que me olvidas con la facilidad con la que respiro, y duele, duele mucho saber que ya no te acordarás de mí, duele saber me muy lejos de aquí tú seguirás con tu vida sin preocuparte por mí, duele saber que yo nunca llegué a ser para ti lo que tú eras para mí. Y me he rendido porque ya no sé qué hacer para ser algo que eches de menos, ya no sé qué hacer para que vuelvas, ya no sé qué hacer par seguir viviendo.

miércoles, 29 de junio de 2011

Solo sé llorar y echarte de menos.

Tú, solo tú tienes ese don para hacerme sentir bien, para calmarme, para hacerme reír. Solo tú sabías comprenderme, escucharme y consolarme incluso cuando nadie podía. Y ahora que te has ido no hay día que no te eche de menos, no hay día que no llore tu ausencia, no hay noche que no pase en vela rezando para que vuelvas. Eres lo más valioso que he tenido nunca, eres lo único en lo que realmente he querido creer, él único que realmente ha sabido hacerme feliz. Y ahora que no te tengo me cuesta respirar, me cuesta creer, me cuesta querer, me cuesta hablar, me cuesta vivir, solo sé llorar y echarte de menos. Y es que echarte de menos es lo único que quiero hacer.

lunes, 27 de junio de 2011

Lo que me propuse a continuación fue no derramar ni una lágrima más. Los llantos debía reservarlos para ablandar otros corazones, no para consumir el mío. Y así lo hice desde ese mismo día. Aún no había 
cumplido los trece años.


La cinta roja - Carmen Posadas

Ella


Está sentada al borde de la cama con el móvil en una mano y en la otra un invitación. Mira el móvil mientras toma aire. Hoy todo se ha acabado para ella. En su otra mano una invitación para una de las mejores fiestas del siglo, la oportunidad de oro para hacer más que amigos, para ser "alguien". No tenía pensado ir, había quedado con él, pero ahora no lo queda nada, así que no se lo piensa dos veces, sabe que no quiere sufrir.
Se dirige al armario y se pone su vestido más sensual, rociando unas gotas de embriagador perfume alrededor de su cuerpo. Se sienta y mira otra vez su móvil, ahora encendido con su nombre, dice que no quiere que sufra, ella ríe, no puede evitarlo, coge el móvil, segura, decidida, sonriente, aunque rota, y mientras se calza sus espectaculares tacones, le responde "Que te ame no significa que tenga que desperdiciar mi vida, cuídate tú." Mete el móvil en su bolso, pinta sus labios color carmín mientras se echa un último vistazo al espejo, ahora es libre.
Hoy bailará hasta que no sienta los pies, no piensa mirar atrás, hoy cualquiera que se le cruce será víctima de sus encantos. Subirá a esa tarima y se comerá al mundo. Pintará de carmín en cualquier labio que no sea suyo. No sabe que le depara el mañana, pero sabe que hoy no piensa sufrir, por mucho que haya pasado, sabe que nadie merece que ella vaya detrás suya.
-No puedes pasarte toda la vida ahí tirada, tienes que vivirla como yo.
-A mi parecer, tu no vives la vida.
-Yo, ¡Claro que sí! ¿Porqué dices eso?
-Si vivir la vida es pasarme día y noche bailando y bebiendo hasta tener que ir a urgencias después de una noche en la que he reído sin saber porqué y que encima luego no me acordaré; y más tarde tomar drogas, para simplemente llegar a mi lecho de muerte antes, y que en el por mi cabeza solo ronden imágenes de fríos hospitales donde pasaba las noches de coma etílico y los días de sobredosis y que ningún familiar ni amigo venga a despedirme pues no gasté ni un momento de mi vida en ellos ya que estuve muy ocupada divirtiendome mientras perdía conocimiento, no, lo siento, prefiero morir aquí quieta.
-Yo no vivo la vida así.
-No simplemente, intentas morir de esa manera.

viernes, 24 de junio de 2011

No debería amarte.


No debería amarte, pero quiero, no puedo cambiarlo.
No debería verte, pero no puedo moverme, no puedo desviar la mirada.
Y no sé como estar bien cuando no lo estoy, porque no sé como parar lo que siento.
Solo para que lo sepas, lo que siento está tomando el control sobre mí, y no puedo evitarlo. No me rendiré, no lo dejaré ganar.
Pensé que deberías saber, me esforcé en alejarme de ti, pero no quiero hacerlo. Solo te diré todo antes de irme, solo para que lo sepas.

lunes, 20 de junio de 2011

Cuando estabas junto a mí.

Aún recuerdo esas tardes de diciembre junto a ti, cuando llovía y hacía frío, cuando nos metíamos bajo esa gran manta en tu sofá y me hacías reír solo como tú sabías. Aún recuerdo esa receta especial que me preparabas cuando estaba mal, esas noches que acababa dormida en tu cama, rendida de tanto llorar. Aún recuerdo esas noches de confesiones en las que nos lo contábamos absolutamente todo. Aún recuerdo cuando era feliz, cuando podía respirar, cuando podía vivir, cuando estabas junto a mí.

viernes, 17 de junio de 2011

Déjeuner du matin.

Il a mis le café 
Dans la tasse
Il a mis le lait 
Dans la tasse de café
Il a mis le sucre 
Dans le café au lait
Avec ma petite cuiller
Il a tourné.
Il a bu le café au lait
Il a reposé la tasse
Sans me parler
Il a allumé 
Une cigarette
Il a fait des ronds 
Avec la fumée
Il a mis les cendres dans le cendrier
Sans me parler
Sans me regarder
Il s'est levé
Il a mis 
Son chapeau sur sa tête
Il a mis 
Son manteau de pluie
Parce qu'il pleuvait
Et il est parti 
Sous la pluie
Sans une parole
Sans me regarder
Et moi j'ai pris
Ma tête dans ma main
Et j'ai pleuré

sábado, 11 de junio de 2011

Nunca olvidaré por qué te amo.



Nos queda mucha vida por delante, y siento que podrían pasar mil años, que podrían cambiar nuestras vidas y destinos por completo. Siento que mil sucesos podrían ocurrir hoy aquí, quizás los más sorprendentes o impactantes, siento que me podrían separar de ti toda una vida. Pero estoy segura que si volviese a verte, si volviese a ver tu hermosa sonrisa, tu indiscutible belleza y sobre todo si volviese a perderme en tus marrones e intensos ojos, no tardaría ni dos segundos en recordar por qué siempre te he amado.

miércoles, 8 de junio de 2011

Una reina incomprendida y un último adiós.

"Es a vos, hermana mía, a quien escribo por última vez. Acabo de ser condenada, no a una muerte honrosa, que se reserva para los criminales[...] pero voy a reunirme con vuestro hermano [...]. Me causa un hondo pesar abandonar a mis pobres hijos: vos sabéis que eran mi única razón de existir [...]. Que mi hijo no olvide nunca las últimas palabras de su padre, que yo le repito expresamente; ¡que nunca intente vengar nuestra muerte! [...] Debo hablaros de algo doloroso para mi corazón. Sé cuánta pena ha debido causaros este hijo mío. Perdonadle, querida hermana: pensad en su edad y en lo fácil que es hacer decir a un niño lo que se quiere, incluso aquello que no comprende [...]. Pido perdón a todos cuantos he conocido [...]. Perdono a todos mis enemigos el mal que me han hecho... Os abrazo de todo corazón, así como a mis pobres y queridos hijos.¡Dios mío, qué desgarrador es dejarlos para siempre! Adiós, adiós, ya no habré de ocuparme sino de mis deberes espirituales [...]".

martes, 7 de junio de 2011

Para siempre.

La sangre brotó tan rápido como nuestro amor se consumió, mis fuerzas se desvanecían como tú lo hiciste de mi vida, rápidamente. Poco a poco comencé a ver todo cada vez más negro, me sentía bien por una vez, ya nada me importaba, ya no podía pensar en nada malo, tan solo aparecía tu imagen tan perfecta como siempre, me sentía feliz. Todo esos momentos empezaron a pasar por mi mente, era como si los estuviese viviendo. Ya no había dolor, aquel dolor que tanto me hizo retorcer, había desaparecido dejando paso a un intenso placer. Quizás era la muerte, que ya estaba cerca de mí. Noté como mis extremidades dejaban de funcionar poco a poco y así con cada uno de mis órganos. Por un momento me asusté, no te podía ver, tuve miedo de haberte perdido, pero enseguida volviste. Quizás te había perdido en la realidad, pero siempre te guardaría en mi descanso eterno. Y después de pensar eso, cerré mis ojos guardando tu perfecta imagen conmigo para siempre.

lunes, 6 de junio de 2011

Arrancarme la piel y aguantarme el dolor.

Y quiero que todo esto sea mentira, no quiero tener que pasar por esto, no quiero sufrir otra vez por ti, no quiero tener que notar como mi corazón se parte en mil pedazos irreparables. No quiero ver como esas heridas se van abriendo y haciéndome daño, porque sé que tardarán en cicatrizar, porque sé que dolerá mucho. Quisiera creer que todo es mentira, que ya ha pasado, que ahora solo me toca ser feliz, pero sé que para que eso pase, primero tengo que arrancarme la piel y aguantar el dolor.


sábado, 4 de junio de 2011

Te quiero.

Te quiero bien y te quiero mal, te quiero dormido y despierto, te quiero con tus manías. Te quiero con tus defectos, con tus virtudes, con tus tonterías y con tus ratos inteligentes. Te quiero en tus buenos momentos y en tus malos también, te quiero para mí y para nadie más, pero te quiero.

viernes, 3 de junio de 2011

I wish that I was looking into your eyes.

Las comparaciones son difíciles de hacer una vez que has probado la perfección, como una manzana colgando de un árbol, cogí la más madura, aún tengo la semilla. Tú me dijiste "Sigue adelante" pero...¿a dónde voy? Creo que lo mejor es lo único que conozco.

I would back in time and change it but I can't.

Si pudiera volver atrás en el tiempo cambiaría tantas cosas. Quisiera poder volver y hacerlo todo bien, poder recuperar esa sonrisa tuya que iluminaba cada rincón de mi oscura soledad, cada mirada con la que podía saber todo, ese perfume que desprendía tu cuerpo haciéndome volar sin sentir el resto de cosas, quisiera recuperarlo todo y no perderlo nunca más, pero sé que no puedo.

Todo lo que sé es que no sé como ser algo que eches de menos.

Es triste saber que posiblemente esta sea la última vez que te vea, es triste no poder despedirme de ti de una forma decente, y menos sin haber aclarado todo lo que pasó. En mi mente hay tantos recuerdos de ti, pero aun así tantas preguntas que jamás podré resolver. Cada sonrisa con la que me iluminaste el día, cada mirada con la que me comprendiste, cada roce de tu piel contra la mía, todo eso se ha perdido. Me duele saber que seré pasto de tu recuerdo, o quizás de las cenizas de tu olvido, me duele saber que te entregarás a los brazos de otra y seguirás tu camino sin pensar en mí. Y es que todo lo que sé es que no sé como ser algo que eches de menos.

lunes, 30 de mayo de 2011

AME.

Dime cuantas veces quieres que te llore, que te siga, que te ruegue, que te implore. Dime cuantas veces quieres que vaya tras de ti.Por si no lo sabes tengo sentimientos y sé que tu sabes muy bien lo que siento. Déjame decirte que esto terminó porqué, mi corazón arde en llamas, y tú que no me amas, quiero escapar, quiero salir de este lugar. Y ya no tengo fuerza en las mañanas, este sentimiento me gana, basta de llorar las cosas debo de enfrentar.
Que lástima que tú no lo aceptes que te gusta que de ti esté pendiente, que te traiga la luna y que me asegure de que no huyas. En el fondo te gusta que piense en ti, que me encargue de hacerte feliz.

viernes, 27 de mayo de 2011

A pesar de todo te sigo echando de menos.

Borrón y cuenta nueva eso es lo que me dije. Me prometí no cambiar de página si no guardar ese libro y abrir otro nuevo. Cambié mi nombre, cambié mi identidad, mi vida, mis amigos, lo cambié todo y no lo hice para no encontrarme contigo pues te fuiste y a día de hoy no has vuelto, si no para olvidarme de lo que hiciste, para olvidarme de que un día me dejaste allí sola. Sí y digo sola porque no había nadie como tú, mejor amigo, confidente, amante indiscreto. Pero las cosas han cambiado en todos los aspectos menos en uno: te sigo echando de menos, y es que no hay nadie que se compare a ti, ya nada es igual en aquel sitio, simplemente no encuentro a nadie que me de lo que tu me diste. Si tu me entregaste cada suspiro, si tus pulmones hacían posible mi respiración. Fuiste tú quien me levantó mil veces de aquel sillón y me quitó las lágrimas. Fuiste tú quien mil veces me repitió lo valiosa que era, y no solo para ti. Fuiste tú quien me sacó una sonrisa en los peores y los mejores momentos, cuando estabas presente e incluso cuando no, tu recuerdo me hacía sonreír como la persona más tonta y feliz que te puedas encontrar. Fuiste tú quien me hizo olvidar mis rupturas antes que ninguna otra persona, incluso tú fuiste el único que me hizo olvidar que estaba enamorada por primera vez y de la persona equivocada. Fuiste tú quien me confesó todas sus cosas durante las largas noches en aquel invierno, y sí fui yo quien te apoyó cuando estabas mal porque tú lo hiciste conmigo. Fuiste tú quien tonteó, coqueteó, jugueteó o como bien quieras decirlo cada día de mi corta estancia allí, haciéndome sentir viva, feliz, deseada, querida, atractiva e incluso sexy. Quizás fui yo quien se dio cuenta demasiado tarde de todo ello y no supe atraparte a tiempo, pero te pedí mil veces que no me abandonases y lo sabes. Y no sé si me estoy explicando cuando digo que fuiste tú el único que me lo dio todo en aquel mundo de locos, y me da rabia estar aquí echándote de menos y saber que tu seguramente no te acordarás de aquellos días, no te acordarás de que existo, no habrás echo nada por volver a tener esos días, esas noches junto a mi. Lo he intentado todo pero volveré a repetir: Borrón y cuenta nueva eso es lo que me dije. Me prometí no cambiar de página si no guardar ese libro y abrir otro nuevo. Cambié mi nombre, cambié mi identidad, mi vida, mis amigos, lo cambié todo para olvidarme de que un día me dejaste allí sola. Pero las cosas han cambiado en todos los aspectos menos en uno: te sigo echando de menos, y supongo que eso es algo que jamás podré remediar.



sábado, 7 de mayo de 2011

Cuando sientas que todo se está acabando, que no hay salida y tu te hundes con el barco, quiero que me hagas un favor. Quiero que cierres fuertemente los ojos y desees con todas tus fuerzas que la realidad deje de coaccionar a los sueños, y entonces, solo entonces, quiero que desates tu imaginación aprisionada y la dejes volar, lejos, sin retenerla. Quiero que sueñes con lo que siempre has querido, que dejes llevar por los sueños, y que no vuelvas a la realidad hasta que en tu rostro se encuentre la más placentera de las sonrisas.

viernes, 6 de mayo de 2011

Los latidos de mi corazón marcaban el tiempo, debían ir acompasados con el paso de la gente porque no podía sentir nada, pero mi corazón cada segundo que pasaba iba más rápido y a la vez más lento, nada me distraía, mi mirada era precisa y exacta, no dejaba de mirar esas puertas por las que debías aparecer, a veces me daba la sensación de que tenía tantas ganas que te veía aunque no estuvieses. Pero de repente apareciste, sí estabas ahí y esta vez era real, sentí como si no pudiese moverme. Una lágrima resbaló por mi mejilla, estaba llorando, sonreí de la forma más hermosa, alegre y estúpida que nadie haya podido jamás imaginar. Como si nada empecé a correr y a chillar hasta llegar a tus brazos. Supongo que todo aquel aeropuerto pensaría que estaba loca, y no se equivocaban, estaba loca sí, loca de amor, loca por ti, por tu pelo, por tu sonrisa, por tu mirada...por todo. Y en el momento en el que te abracé sentí que el séptimo cielo quedaba mucho más abajo de donde yo estaba.

martes, 3 de mayo de 2011

Lo siento. Siento no haberme dado cuenta de lo que tenía, de no haberte tratado bien, de haber cometido errores en lo nuestro. Siento haberte dejado ir. Ahora me doy cuenta de lo que he perdido, de lo que tuve, de todo lo que me diste, de lo que te quiero y de lo mucho que daría por volver a tenerte.


Siento haber dejado que el amor que me diste muriera en mis brazos.

lunes, 2 de mayo de 2011

Sentir la respiración del otro acariciando nuestra piel, esa mirada profunda y esa pequeña sonrisa que esconde tantos te quiero. 
Escuchar los latidos de nuestros corazones en medio del silencio, rápidos, acompasados. 
Pasar las manos alrededor de todo el cuerpo y luego entrelazarlas.
Perdernos el uno en el otro.
Fundirnos en uno.
Amarnos apasionadamente de noche.

Carta de amor.

Me encuentro sentada aquí en el portal de un edificio, en una calle desolada, son las tres de la tarde de un día de primavera, el sol aprieta con fuerza y siento como atraviesa mi piel calentando hasta la última de mis células. La gente huye, busca sombra, en cambio yo sigo aquí con el corazón cálido, no sé si gracias al sol o a tu recuerdo, y lo único que siento es que he de escribirte.

Para empezar te diré que papel y bolígrafo no pueden resumir esto que siento, que mi sentimiento es muy grande y las palabras insuficientes, pero no me desviaré de lo que principalmente quería contarte. Hoy me hallo donde dos años antes, durante miles de veces te he esperado horas junto a ella, la celestina de nuestro amor. Y hoy al recordar eso siento que verdaderamente he de confesar todo lo que sentí y lo que siento. No intentaré escribir bien, ni que quede poético simplemente me dejaré llevar por la fuerza de los sentimientos, lo más basto, lo más puro, lo que sea real.

Desde el primer momento en el que te vi sentí que eras diferente a los demás que tenías algo que me hacía sentir mejor que me hacía cambiar, sí, eres un chico normal pero cuando te miraba sentía que lo podíamos adivinar todo el uno del otro, sentía que volaba, que me volvía frágil, vulnerable, pura, estúpida e inocente...cuando me mirabas me sentía alguien y a la vez comprobaba que no era nada, pero aun así era feliz. Eras mi primer amor, y todo lo que sentía era nuevo, se sentía bien, era bello, pero tenía miedo, miedo a amar, a ser amada. Muchas veces antes había hecho uso de esa palabra, pero nunca había tomado el sentido y la forma que tu le diste, ahora era de verdad y nada podía remediarlo, y era demasiado evidente como para negarlo.

Pero el tiempo ya ha pasado, son dos años más los que pesan sobre nuestras espaldas, muchas cosas han cambiado pero aun así tu sigues siendo mi primer amor, eso nadie lo puede cambiar, y a veces me arrepiento de algunas decisiones que tomé en aquel momento por miedo a sufrir. Luego intento convencerme de que eran lo correcto, pero pocas veces lo consigo, y es que me enseñaste a que tengo que amar, ser valiente, equivocarme y aprender de mis errores, y esa es una lección muy valiosa.

Hoy estoy aquí tirada en en esa calle donde esperaba todas las tardes a que pasaras. Ya has pasado como de costumbre, y nuestras miradas se han cruzado, nos hemos reconocido y hemos podido sentir todo lo que una vez vivimos. Pero tu mirada era turbia, quizás porque son demasiadas cosas que contar para tan pocos segundos, quizás como ya he dicho antes, los años han hecho mella en nuestras almas ya apagadas, quien sabe, no estoy segura. Y es que ahora mismo lo único que sé es que por unos sengundos me he vuelto a sentir viva, y que aunque pasen mil años tu serás el primero, el verdadero. 

Te amo.