domingo, 26 de enero de 2014

26 de enero de 2014

Aun a estas alturas, y después de todos estos años, sigo pasando por delante de tu casa y deteniéndome por si de casualidad puedo verte una vez más.
Puedo decir que te he olvidado, puedo decir que ya no muero por estar contigo; pero lo que no puedo decir es que no sigo pensando en qué hubiese sido de nosotros si hubiésemos llegado a dar ese paso, si entre el 'ahora o nunca' hubiésemos dicho 'ahora' y no 'nunca', si a estas alturas seguiríamos siendo un algo feliz o al menos tendría una gran historia que contar. Lo que sé es que ya es muy tarde para descubrirlo o para intentarlo, pero que me encantaría ver tu rostro una vez más y darme cuenta que ese confortable calor llamado amor sigue viviendo en alguna parte de mi corazón, porque el primer amor es más único que todos los demás. 

sábado, 25 de enero de 2014

María Antonieta (1938)

"Todos, aún los más altos, tienen un sueño de amor dentro; y a no ser que lo realicen, tienen que llenar ese vacío con ruido, fama, excitación, placer." 

jueves, 23 de enero de 2014

23 de enero de 2014

Llegados a este punto me paro a pensar, y me doy cuenta de que quererte ha sido lo más difícil que he hecho en la vida y, a la vez, lo mejor que me ha pasado, porque si me has traído mil motivos para llorar, todos ellos se han visto compensados por todos aquellos que me han sacado una sonrisa.

miércoles, 22 de enero de 2014

22 de enero de 2014

Hay veces en las que todo va bien y sin saber por qué de repente algo cambia y de la nada surge un sentimiento difícil de explicar; no es amargura, no es tristeza, no es soledad; no es nada y lo es todo a la vez. Sin verlo venir ese sentimiento se apodera de ti y te hace llorar, te hace sentir que cada parte de tu cuerpo pesa, que no quieres estar donde estás pero tampoco quieres estar en otro sitio y entonces todo se vuelve gris y amargo; perdiendo su sentido por completo.

viernes, 17 de enero de 2014

17 de enero de 2014

Me rompieron el corazón en tantos pedazos que no los pude contar, y eran tan pequeños que cuando intenté reunirlos no pude encontrarlos todos, pero aún así lo conseguí a mi manera. Y es aquél día en el que me ví tristemente tirada en una esquina haciendo de mis sentimientos una tortura que decidí que no dejaría que nadie me hiciese daño nunca más; y fue así como construí capas y capas para proteger a mi corazón; y fue así como supe que no dejaría que nunca más nadie enterase en él, porque si volvían a entrar sería el fin.

viernes, 3 de enero de 2014

3 de enero de 2014

¿Por qué nos pasamos la vida intentando ser diferentes? Siempre queremos ser mejores, más perfectos. Nos pasamos la vida comprando ropa nueva, miles de productos de belleza y muchas cosas más para poder vernos mejor. Está bien cuidarse y querer gustarse a uno mismo pero ¿cuál es el precio a pagar? ¿es la obsesión? Nunca se tiene lo suficiente para quererse a uno porque siempre hay alguien mejor ¿tan difícil es aceptarse a uno mismo tal y como es? 
Cuando el espejo en el que uno se refleja es otra persona es cuando empiezan los problemas porque por mucho que intentemos ser como otros, nunca llegaremos a ser ellos. Ni si quiera ellos llegarán a ser ellos mismos porque pretenden ser otras personas. A veces estamos tan obsesionados por ser como aquella persona que creemos perfecta, que nos olvidamos de que podemos ser perfectos siendo nosotros mismos. 
Pero todas estas palabras las olvidaremos, y yo la primera, y volveremos a nuestro mundo de blogs de moda, tiendas caras y cosméticos de marca porque querremos ser quienes no somos; y cuanto más lo consigamos, más felices seremos. Eso sí, mi pregunta es ¿al final del día somos realmente más felices simplemente por haber conseguido ser más como esa persona? Porque yo personalmente creo ser feliz, pero en el fondo esa pequeña sensación de amargura provocada por el no quererme a mí misma realmente no desaparece.