sábado, 9 de agosto de 2014

9 de agosto de 2014

Aún a estas alturas mi cuerpo se estremece cuando recuerdos tuyos llegan a mi mente, cuando te pienso y te sueño. Aún me levanto por las mañanas con el amargo sabor de la ausencia de un mensaje tuyo y mi subconsciente me traiciona cada noche haciendo que reaparezcas en mis sueños como si todo estuviese bien.

lunes, 4 de agosto de 2014

5 de agosto de 2014

Aún recuerdo tus ojos verdes, aún recuerdo cómo se clavaban en mi pupila aquella noche de manera tan traicionera. Aún recuerdo cómo me podía perder en ellos, cómo encontraba una infinidad en algo tan pequeño, cómo nunca terminaba de escrutar barreras hacia tu interior, preguntándome si algún día llegaría a ver lo que realmente escondían. Aún recuerdo cómo buscaba en ellos la verdad de tus palabras, cómo me hacían creer que era cierto todo aquello que decías, y cómo eran capaces de alterarme en cuestión de segundos; mis ideas más seguras y más ordenadas se convertían en caos solo con mirarte. Aún recuerdo que tus ojos eran mi perdición. Aún lo son.

4 de agosto de 2014

Toda historia tiene más de una versión, pero ninguna de ellas guarda una verdad absoluta. Cada versión guardará sus buenos y sus malos momentos, siendo estos interpretados por cada uno de una manera; pero lo cierto es que no hay ningún culpable en esta historia, aunque tampoco hay ningún héroe. Nos equivocamos y no supimos verlo, no supimos apreciarlo, simplemente fuimos añadiendo errores, quizás unos más que otros, pero ninguno se salva de  haber enterrado lo que quizás a día de hoy podría haber sido algo grande.