domingo, 17 de mayo de 2015

Poema XX


Puedo escribir los versos más tristes esta noche. 

Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada, 
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.» 

El viento de la noche gira en el cielo y canta. 

Puedo escribir los versos más tristes esta noche. 
Yo la quise, y a veces ella también me quiso. 

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos. 
La besé tantas veces bajo el cielo infinito. 

Ella me quiso, a veces yo también la quería. 
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos. 

Puedo escribir los versos más tristes esta noche. 
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido. 

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella. 
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío. 

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla. 
La noche está estrellada y ella no está conmigo. 

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos. 
Mi alma no se contenta con haberla perdido. 

Como para acercarla mi mirada la busca. 
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo. 

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles. 
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. 

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise. 
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído. 

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos. 
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos. 

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero. 
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido. 

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos, 
Mi alma no se contenta con haberla perdido. 

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa, 
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.


Pablo Neruda

viernes, 9 de enero de 2015

09 de enero de 2014

"Las cosas empezaron bien, nos vimos unos días. Cine, mantas, risas, cervezas...maquillando el pasado para parecer más de lo que somos. Vamos, lo normal. Así unos días, hasta que uno de los dos pidió algo más. Ese fue el punto de ruptura para que el terreno que pisábamos comenzara a desnivelarse. Vinieron entonces los pretextos, los regates, los mensajes a deshora, las llamadas distanciadas en el tiempo...Vamos, lo normal. Se empezó a cumplir esa extraña teoría de que el amor son vasos comunicantes donde uno quiere y el otro se deja querer. Al final, con el corazón sin presupuesto, tú te cansaste de perseguir, de no encontrar las llaves que habrían las puertas de mi alma. Y una buena tarde, después de unas semanas dándote excusas para no verte, me enteré de que volabas en oto colchón, con otra que no era yo. Y yo, que tantas veces te esquivé, comencé a quererte. Vamos, lo normal."

viernes, 2 de enero de 2015

"I think, I think when it's all over it just comes back in flashes, you know? It's like a kaleidoscope of memories which all comes back; but he never does. I think a part of me knew the second I saw him that this would happen. It's not really anything he said or anything he did. It was the feeling that came along with it; and crazy thing is I don't know if I'm ever going to feel that way again, but I don't know if i should.
 I knew his world moved too fast and burned too bright; but I just thought... how could the devil be pulling you toward someone who looks... so much like an angel when he smiles at you? 
Maybe he knew that when he saw me....I guess I just lost my balance. I think the worst part of it all wasn't losing him...it was losing me."


"I don't know if you know who you are until you lose who you are."