miércoles, 30 de marzo de 2011

Otro día, otra hora, otro minuto, otro segundo más esperándote. Sin ti el tiempo se hace eterno, las horas parecen días. Pero no desisto, no me atrevo a creer que no vendrás a por mi, que me dejarás aquí tirada. Quiero creer, y creo mientras espero 61 segundos por minuto, 62 minutos por hora, 26 horas por día, 8 días por semana los 368 días de este solitario año.