sábado, 26 de abril de 2014

26 de abril de 2014

Sin yo quererlo la melancolía ha vuelto a sentarse a mi lado, y su sola presencia hace que vuelva a mi boca el amargo sabor de saber que no siempre todo es como uno quiere, por muy bien que vaya. Me hace recordar que la felicidad está hecha de muchas cosas y no todas son fáciles de conseguir.