miércoles, 20 de julio de 2011

¿Por qué miento más que hablo? O quizás soy yo a la única que miento, quizás por miedo a aceptar la realidad, a que he caído rendida, a que no mando, a que he perdido todo mi poder. Miedo a ver que he vuelto a dejarme llevar, a volar sin protección alguna, a quedarme en suspensión esperando que no me dejen caer.