miércoles, 2 de enero de 2013

Nuevo año, nueva vida.

Nuevo año, nueva vida. Hacemos una lista con todo aquello que queremos cumplir tras cambiar la cifra de los años al poner la fecha, pero ¿qué diferencia hay entre ese 31 y ese 1, que salimos de fiesta? Son dos días iguales y tu vida va a ser la misma, transcurrirán los días a la misma velocidad que siempre, sesenta minutos por hora. La vida no cambia porque cambie una cifra, cambia porque ocurren cosas inesperadas o simplemente porque uno tiene la voluntad suficiente como para cambiarla, y no se trata sólo de tener voluntad para decidir lo que quieres cambiar, sino se trata de tener voluntad para coger cualquier día de tu vida y empezar a cambiarla porque es ahí donde está el verdadero cambio, en la fuerza de voluntad y no en un simple papel que tiene escrito cuatro deseos que lo más seguro es que no llegues a cumplir. Aunque siempre hay gente que necesita ese pequeño empujón para comenzar.