martes, 30 de julio de 2013

Da igual cuánto maquillaje utilices para cubrir tus cicatrices, siempre se verán. Da igual cuánto trates de secar tus lágrimas, tus ojos siempre estarán húmedos. Da igual cuánto intentes no pensar en algo, siempre estará en tu mente. Y es que da igual lo mucho que te esfuerces en intentar esconderte de tu pasado, siempre te encontrará con todos tus errores y tus aciertos, con tu dolor y tu alegría, con todo.