sábado, 17 de marzo de 2012

Una copa más para olvidar.

Una copa más para olvidar que esta noche no es tan perfecta como yo esperaba. Tenía la esperanza de que hoy sería el día en el que te olvidaría. Tú y tu dulce sonrisa, tus preciosos ojos, tu suave cuello, tu embriagador aroma. Tú y tus encantadoras palabras, tu melódica risa, tus increíbles historias. Tú y tus caricias, tus besos y tus te quiero. Tú, tú y tú. No consigo sacar de mi mente cada promesa que hoy solo sirve de alimento a este dolor. No consigo callar el eco de nuestras voces riendo para mostrar al mundo que son felices. No consigo borrar la imagen de tu perfecto rostro iluminado por la luna en nuestra primera noche compartida. No consigo separarme de ti, de tu recuerdo. Eres en esencia lo que me hace feliz y repetiría sin lugar a dudas cada uno de los momentos malos que he pasado contigo con tal de repetir los buenos.
 Vuelvo a llorar otra vez. Será mejor que como cada noche me vuelva a emborrachar para quitarme de encima la sensación de que mis labios estarán siempre marcados por los tuyos, de que mi piel nunca dejará de encerrar el aroma de la tuya, de que mi mirada siempre estará perdida en la tuya, de que mi mente nunca borrará tu imagen y de que mi corazón nunca dejará de pertenecerte.