sábado, 7 de mayo de 2011

Cuando sientas que todo se está acabando, que no hay salida y tu te hundes con el barco, quiero que me hagas un favor. Quiero que cierres fuertemente los ojos y desees con todas tus fuerzas que la realidad deje de coaccionar a los sueños, y entonces, solo entonces, quiero que desates tu imaginación aprisionada y la dejes volar, lejos, sin retenerla. Quiero que sueñes con lo que siempre has querido, que dejes llevar por los sueños, y que no vuelvas a la realidad hasta que en tu rostro se encuentre la más placentera de las sonrisas.