sábado, 15 de octubre de 2011

Tú.

Con el tiempo he aprendido a no dar tanta importancia a las cosas pues la mayoría no se lo merecen. Que no puedo sufrir por cualquier cosa. Y es que he aprendido, que las cosas vienen y van, que nunca se quedan. No es un modo de vida que escogemos es lo que hay que vivir, seas como seas. Pero a pesar de que hoy no le de tanto valor a las cosas y sea inmune a casi todo, sigo teniendo un punto débil, que nunca, nunca conseguiré vencer. . .tú.