sábado, 15 de octubre de 2011

Y antes de irte, dime que me quisiste, que me quisiste de verdad. Y prométeme que en la soledad, en el silencio de la noche, y en su más fría oscuridad, recordarás todos aquellos momentos que pasamos juntos, buscando en ellos algo de calor, y quizás, algún motivo para sonreír.