lunes, 27 de junio de 2011

Lo que me propuse a continuación fue no derramar ni una lágrima más. Los llantos debía reservarlos para ablandar otros corazones, no para consumir el mío. Y así lo hice desde ese mismo día. Aún no había 
cumplido los trece años.


La cinta roja - Carmen Posadas