miércoles, 29 de junio de 2011

Solo sé llorar y echarte de menos.

Tú, solo tú tienes ese don para hacerme sentir bien, para calmarme, para hacerme reír. Solo tú sabías comprenderme, escucharme y consolarme incluso cuando nadie podía. Y ahora que te has ido no hay día que no te eche de menos, no hay día que no llore tu ausencia, no hay noche que no pase en vela rezando para que vuelvas. Eres lo más valioso que he tenido nunca, eres lo único en lo que realmente he querido creer, él único que realmente ha sabido hacerme feliz. Y ahora que no te tengo me cuesta respirar, me cuesta creer, me cuesta querer, me cuesta hablar, me cuesta vivir, solo sé llorar y echarte de menos. Y es que echarte de menos es lo único que quiero hacer.