jueves, 4 de agosto de 2011

Diario de una enamorada.

Si tan solo me hicieron falta cinco segundos para saber que estaba enamorada, seis meses después tan solo me volvieron a hacer falta otros cinco segundos para saber que no es a quien busco realmente. ¡Exacto! con diez segundos él ha conseguido meterme en este sueño que a veces se convertía en pesadilla, un sueño en el que tenía una confianza ciega hacia él. pero ahora consigo ver que no era la confianza la que estaba ciega, sino yo.


El último día que tenía para verlo, gracias a una amiga, conseguí durante cinco segundos ser un alma felizmente triste ya que no iba a volverlo a ver en mucho tiempo. Pero en vez de eso, conseguí abrir los ojos. En esos cinco segundos tan eternos pude ver que esa no era la voz de ángel que yo solía oír, que esa actitud no era la que yo solía amar, que esos labios ya no eran aquellos labios sensuales que envolvían esa perfecta sonrisa...simplemente ¿era esa la clase de persona que yo quería a mi lado para un futuro? En definitiva me hizo ver que aquella no era la persona que me había enamorado. Y aún sigo cegándome pensando en esos momentos que me han hecho tan feliz, pero pronto despierto y veo la verdad y aunque sinceramente siga ocupando casi todo mi corazón, y aunque nunca olvide todos esos momentos vividos que me hacían, hacen y harán enloquecer y sonreír, ya nada será igual.


Tan solo le hicieron falta diez segundos para empezar y acabar ese sueño que tanta felicidad me trajo.