lunes, 15 de agosto de 2011

Me siento tan perdida. Siento que no hay camino. Simplemente intento mirar a mi alrededor y lo único que veo es oscuridad, nada más, sin camino que seguir, simplemente oscuridad. Pero a veces en medio de toda esa oscuridad, como si fuese un rayo en medio de una terrible tormenta, todo se ilumina. De repente veo todo bien, puedo ver por dónde va el camino, pero no lo suficiente como para seguirlo hasta el final ya que todo se vuelve negro rápidamente y de nuevo me vuelvo a encontrar sola y perdida, sin saber dónde ir en medio de toda aquella oscuridad.