domingo, 9 de diciembre de 2012

Dos personas que se han amado mucho no pueden llegar a odiarse realmente aunque del amor al odio haya un paso, pero el daño que causa una sobre otra hace que el odio ocupe gran parte de lo que un día ocupó el amor.