viernes, 14 de diciembre de 2012

Sé que nunca supe hacer las cosas bien y sé que es tarde para pedirte perdón y lo siento, lo siento mucho. Ahora repaso y veo que me amabas, me amabas de verdad como nadie nunca lo ha hecho, y hiciste todo por mí para que volviese, para que fuese feliz. Ahora repaso y veo que me porté fatal si no supe apreciar en su momento cada detalle tan único con el que pretendiste enamorarme. Es cierto aquello que dicen que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde y es que el dolor enseña. Es ahora que no te tengo cuando me doy cuenta de cada error y repaso cada momento y cada segundo como si de ellos dependiese mi vida. Ahora veo que a tu lado fui realmente feliz y tú me enseñaste más de lo que nadie nunca me ha enseñado. Tú cambiaste mi vida y me diste más de lo que pedía y lo que merecía. Ahora veo todo y me arrepiento. Siento no haberte tratado como tenía que hacerlo y no me perdono por ello.