martes, 19 de abril de 2011

¿Ellos o yo? ¿Quién vale más?

He aprendido que no puedo vivir por y para los demás, que no hay  alma de la que fiarse en esta vida. Que todo el mundo trabaja para ganarse un sitio más allá, que nadie dice la verdad, todos mienten para su propio bien. Que todos dicen dar todo por ti, pero a la hora de la verdad lo único que nos planteamos es ¿ellos o yo? ¿quién vale más?. La cuestión es ¿cuánto estamos dispuestos a dar por nuestras almas? ¿Cuánto tiraríamos por la borda? ¿Cuánto daño haríamos? ¿Cuánto seríamos capaces de mentir y liar a la gente solo para poder asegurarnos un puesto en el cielo solo por temor al infierno? Aquí nadie se salva, todos pensamos en nuestro beneficio, siempre vemos la otra cara, siempre vemos lo que nos conviene y lo que no, siempre queremos lo mejor "para ti" cuando realmente queremos decir que es lo mejor "para mí", que así nos saldrán las cosas mejor. ¿Cómo de ruines somos que venderíamos nuestra propia vida con tal de salvar nuestra alma?