domingo, 3 de abril de 2011

Un gran dolor puede resistirse mucho tiempo; un gran placer prolongado no hay carne humana que lo resista. - Alejandro Casona