viernes, 9 de diciembre de 2011

Odio ese sentimiento cuando realmente no sientes nada. Te sientes muy vacío. No estás feliz, no estás triste. No estás nada. Tu mente da vueltas, pero no puede sentir nada.