lunes, 19 de diciembre de 2011

Permíteme

Poder tocarte, poder sentirme diferente al estar cerca tuya. Saber que voy más allá y que estoy segura de lo que hago. Poder huir de este mundo en una fracción de segundo regalada por tu mirada o perder el conocimiento al oler el perfume que envuelve tu cuerpo. No pido demasiadas cosas, simplemente pido lo básico para poder vivir. Quítame el dinero, los caprichos, el abrigo, la ropa, la comida. Pero por favor, no te vayas tú, mi calor, mi satisfacción, mi capa, mi vitalidad. He llegado a un punto en el que no es un amor de primeros meses, ni si quiera un año. He llegado más allá de donde crees. Puedo vivir sin ti pero sería una muerte demasiado lenta y dolorosa, y no quiero.