viernes, 16 de diciembre de 2011

Tengo la pequeña manía de soñar, sea cuando sea. Para mi mente y mi subconsciente no existen los malos o inoportunos momentos para volar. No le cuesta empezar, y nunca acaba. Sueño con todo, y a la vez con nada. Sueño con él, sueño contigo. Sueño despierta. Sueño dormida. Y no me importa ese mundo imaginario, porqué es como yo quiero, no me hace daño, no me da miedo. No como la cruda y fea realidad, que me aterra, me acobarda. Es casi lo contrario a lo que quiero, me hace sentir inferior, pequeña e insegura. 


Odiada realidad que frente le hace a la imaginación. Nunca terminaré de aceptarte en mi mente, nunca me consideraré parte de ti, por lo menos mientas de ello sea consciente.