sábado, 10 de diciembre de 2011

Quizás fue ese débil abrazo que me diste, o esa superficial caricia sin acabar. O quizás simplemente fue aquel beso que no me robaste, el que me hizo pensar que ya no me querías.