domingo, 15 de enero de 2012

Adoro las tardes de lluvia.

Adoro las tardes de lluvia. Adoro sentarme en una habitación a oscuras y muy silenciosa y simplemente contemplar la lluvia caer durante horas. Adoro ver como golpea el cristal, cómo se desvían de su camino, cómo caen por éste juntándose unas con otras y llegando hasta el final, hasta el fin de sus cortas vidas. Adoro ver lo maravillosa que puede ser la naturaleza. Adoro ver llover porque me recuerda a ti, es como si en parte estuviese contigo, me calma y me hace estar en paz conmigo misma. Y lo que más adoro de ver llover, es que puedo pasar todas esas horas que estoy sin ti, puedo matarlas rápidamente, puedo hacer que tu llegada sea más rápida. Aunque siempre adoraría más contemplarla a tu lado.