sábado, 14 de enero de 2012

Adoro vivir, pero odio vivir si no es contigo.


Adoro desayunar, pero odio desayunar si no es contigo.
Adoro sentarme y no hacer nada, pero odio hacerlo si no es contigo.
Adoro ver la televisión o mi película favorita, pero odio verla si no es contigo.
Adoro salir a pasear, pero odio no pasear contigo.
Adoro tomar un café en cualquier cafetería, pero odio tomarlo si no es contigo.
Adoro sentarme en la oscuridad a contemplar las estrellas, pero odio contemplarlas si no es contigo.
Adoro darme una ducha caliente, pero odio dármela si no es contigo.
Adoro degustar mis platos favoritos, pero odio degustarlos si no es contigo.
Adoro acostarme en la cama calentita y poder dormir, pero odio hacerlo si no es contigo.
Adoro vivir, pero odio vivir si no es contigo.