domingo, 15 de enero de 2012

Me gustaría que no dejase de llover.

Me gustaría que lloviese durante todo el invierno, y el verano a poder ser también. Me gustaría que no dejase de llover hasta que yo te hubiese olvidado, aunque durase años. Así no tendría que ocultar mis ganas de no salir, así no tendría que evitar a la gente y esconder mi cara de dolor. Evitaría que los demás me repitiesen los mismos sermones estúpidos e inservibles de que hay alguien mejor que tú. Y si saliese a la calle, no tendría que aguantar mis ganas de llorar, no tendría que ocultar mis lágrimas. Podría dar largos paseos y pasar por todos los sitios en los que fuimos felices. Podría llorar por los recuerdos. Podría decir que la causa de mi tristeza es el mal tiempo. Y lo más importante, podría jamás olvidarte, podría amarte por siempre y cada noche con su día llorar porque al perderte, perdí la poca felicidad que un día merecí.